REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

PODER JUDICIAL
EN SU NOMBRE:
EL TRIBUNAL PRIMERO SUPERIOR DEL TRABAJO
DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL
DEL ESTADO MÉRIDA
197º y 148º

SENTENCIA Nº 134
ASUNTO PRINCIPAL: LP21-L-2007-000337
ASUNTO: LP21-R-2007-000132

SENTENCIA INTERLOCUTORIA CON FUERZA DEFINITIVA
-I-
IDENTIFICACIÓN DE LAS PARTES

DEMANDANTE: LUISA ROSA CASTILLO URDANETA, venezolana, titular de la cédula de identidad Nº 10.688.993, domiciliada en la ciudad de Mérida, Estado Mérida.

APODERADA DE LA PARTE DEMANDANTE: MARÍA VIRGINIA PERNÍA RAMÍREZ, venezolana, titular de la cédula de identidad Nº 11.952.121, Procuradora Especial para los Trabajadores del Estado Mérida, inscrita en el Inpreabogado bajo el Nº 70.173, domiciliado en la ciudad de Mérida Estado Mérida.

DEMANDADA: PEDRO JOSÉ ARAQUE, venezolano, titular de la cédula de identidad Nº 10.102.354, domiciliada en la ciudad de Mérida Capital del Estado Mérida.

ABOGADOS ASISTENTES DE LA PARTE DEMANDADA: YAROLD RAÚL OCANDO JASPE, LILIA COROMOTO ROMERO VALERO y JESÚS ALBERTO GONZALEZ MARQUEZ, venezolanos, titulares de las cédulas de identidad Nros 9.473.400, 3.766.510 y 9.475.850 respectivamente, abogados en ejercicio, inscritos en el Inpreabogado bajo los Nros 84.524 107.683 y 50.937, domiciliados en la ciudad de Mérida Capital del Estado Mérida.

MOTIVO: Recurso de Apelación interpuesto por el ciudadano Pedro José Araque, asistido por los abogados Yarold Raúl Ocando Jaspe y Lilia Coromoto Romero Valero, en contra de la Sentencia Definitiva, proferida en fecha 26 de septiembre de 2.007, por el Tribunal Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida.


-II-
BREVE RESEÑA

Las presentes actuaciones llegaron a esta Alzada, en virtud del recurso de apelación interpuesto por el ciudadano Pedro José Araque asistido por los profesionales del derecho Lilia Coromoto Romero Valero y Jesús Alberto González Márquez, contra la decisión proferida por el Tribunal Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida, en fecha 26 de septiembre de 2007; recurso de apelación que fue admitido en ambos efectos por el A-quo, según auto de fecha cuatro (04) de octubre del corriente año (folio 29), ordenándose remitir el expediente a éste Tribunal Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida, a los fines de que conozca de la apelación interpuesta, recibiéndose en ésta Instancia, en fecha veintidós (22) de octubre de 2007 (folio 31).

Se observa de las actas procesales que la apelación fue ejercida contra sentencia de Primera Instancia en la que se declaro la Admisión de los Hechos, y por consiguiente con lugar la demanda incoada por la ciudadana Luisa Rosa Castillo Urdaneta, por cobro de derechos laborales, condenándose al pago de la cantidad de Bs. 3.186.189,40, mas los intereses de mora en caso de incumplimiento de la sentencia, así como la indexación y las costas como consecuencia de haberse declarado con lugar la sentencia, razón por lo cual al presumirse la admisión de los hechos, este Tribunal de Alzada sustancia el presente asunto conforme a las previsiones contenidas en el artículo 131 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, fijándose para el cuarto (4°) día de despacho a las nueve de la mañana (9:00a.m.), siguiente a la indicada fecha la audiencia oral y pública de apelación, que se celebró el día treinta (30) de octubre de 2007, de conformidad a la ley.

Asimismo, se indicó en el mencionado auto que aún cuando la Ley Orgánica Procesal del Trabajo no tiene previsto un procedimiento para la promoción de pruebas en segunda instancia, esta alzada atendiendo al principio de la búsqueda de la verdad establecido en la Constitución de la República Bolivariana del Venezuela y el artículo 5 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, en aplicación de la facultad prevista en el artículo 65 eiusdem, se estableció en la presente causa un lapso de dos (2) días de despacho, los cuales se contaron a partir del día 22 de octubre de 2007, para que la parte demandada-recurrente, promoviera las pruebas que -a su juicio- considerara pertinentes en cuanto a las causas justificativas de la no incomparecencia a la celebración de la audiencia preliminar, las cuales fueron admitidas al tercer día de despacho siguiente al vencimiento de dicho lapso, evacuándose en la audiencia de parte.

En auto de fecha 29 de octubre del año en curso este Tribunal Superior del Trabajo, admitió las pruebas que la parte demandada-recurrente promovió en esta instancia, celebrándose el 30 de octubre de 2007.

-III-
MOTIVACION PARA DECIDIR

En el presente caso, se presumió la admisión de los hechos por la incomparecencia del accionado a la audiencia preliminar, celebrándose el día 26 de septiembre de 2007, situación que hace necesario traer a colación el artículo 131 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, en el que se establece:

“Si el demandado no compareciere a la audiencia preliminar, se presumirá la admisión de los hechos alegados por el demandante y el tribunal sentenciará en forma oral conforme a dicha confesión, en cuanto no sea contraria a derecho la petición del demandante, reduciendo la sentencia a un acta que elaborará el mismo día, contra la cual, el demandado podrá apelar a dos efectos dentro de un lapso de cinco (5) días hábiles a partir de la publicación del fallo”.

El Tribunal Superior del Trabajo competente decidirá oral e inmediatamente y previa audiencia de parte, dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes contados a partir del día de recibo del expediente, pudiendo confirmar la sentencia de Primera Instancia o revocarla, cuando considerare que existieren justificados y fundados motivos para la incomparecencia del demandado por caso fortuito o fuerza mayor plenamente comprobables, a criterio del tribunal.

La decisión se reducirá a forma escrita y contra la misma será admisible el recurso de casación, si alcanzare la cuantía a la que se refiere el artículo 167 de esta Ley, dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes a dicha decisión.

En todo caso, si el apelante no compareciere a la audiencia fijada para decidir la apelación, se considerará desistido el recurso intentado”. (Negrillas y subrayado de la alzada).


Como se desprende de la norma supra, de no comparecer el demandado al llamado primitivo de la audiencia preliminar, se presumirá la admisión de los hechos alegados por el actor en su libelo, estando en la obligación el Juez de Sustanciación, Medición y Ejecución, en sentenciar de manera inmediata, reduciendo en la misma oportunidad en que se materializa la referida incomparecencia, la decisión en acta y verificando que lo solicitado por el demandante no sea contrario a derecho.

La Ley Adjetiva laboral faculta al Juez Superior del Trabajo para revocar aquellos fallos constitutivos de la presunción de la admisión de los hechos por la incomparecencia de la parte demandada a la audiencia preliminar, bien en su apertura o en sus posteriores prolongaciones, siempre y cuando la contumacia responda a una situación extraña no imputable al obligado (demandado en el presente caso).

Entendiéndose que, las causas extrañas no imputables que configuran el incumplimiento involuntario del demandado las adminicula el legislador en correspondencia con la norma transcrita en el caso fortuito y la fuerza mayor, y ante tal categorización debe este Tribunal necesariamente aclarar las condiciones necesarias para su procedencia y consecuente efecto liberatorio.

En relación a ello, debe entenderse que se trata de toda causa, hecho, obstáculo o circunstancia no imputable, que limite o impida el cumplimiento de la obligación, debiéndose necesariamente probar. Tal condición limitativa o impeditiva debe resultar de orden práctico.

De igual forma, debe aclararse que la causa extraña no imputable generadora del incumplimiento no puede resultar previsible, y aun desarrollándose en imprevisible, la misma debe ser inevitable, a saber, no subsanable por el obligado, porque de lo contrario no estaríamos en presencia de una causa de fuerza mayor o caso fortuito que permita la liberación de la carga al obligado.

Ahora bien, en el caso in examine la parte accionada recurrente alegó en la audiencia celebrada ante esta instancia, que no pudo asistir a la audiencia preliminar, debido a que se encontraba mal de salud, trasladándose al ambulatorio Belén, a las siete de la mañana (7:00 a.m.), donde fue atendido por la doctora Fanny Peña, quién diagnosticó Cólico Nefrítico, ameritando 3 días de reposo, pudiendo traer a la médico para la audiencia de apelación a lo fines de ratificar su contenido, por las guardias de ella en el ambulatorio.

Así pues, constata quien juzga, que la parte demandada-recurrente acompañó al escrito de apelación interpuesto por ante el Tribunal a-quo, constancia médica proveniente del Ambulatorio Urbano Belén, la cual riela al folio 27, en la que se evidencia, que la médico que suscribió dicha constancia indicó: “La dirección del Ambulatorio Urbano Belén, hace constar por medio de la presente que el Ciudadano (a): Pedro José Araque, Titular de la Cédula de Identidad N° 10.102.352, fue atendido (a) en el Servicio de M. Familiar , el día Miércoles 26, con el diagnóstico de Cólico Nefrítico ameritando 3 días de reposo a partir del 26-9-07. Constancia que se expide en Mérida a los 26 días del mes de Septiembre de 2.007” (Subrayado y cursiva de esta Alzada). Constancia que fue promovida en esta Instancia, a través del escrito de pruebas, valorándose solo en lo que textualmente contiene.

No obstante, la parte demandada recurrente indicó como hechos ocurridos –ya señalados- que se traslado al ambulatorio Urbano Belén a las siete de la mañana (7:00 a.m.) del día 26 de septiembre del año en curso, siendo atendido por la médico Fanny Peña, quién le diagnostico Cólico Nefrítico ameritando tres (3) días de reposo, hechos estos, con los que el recurrente fundamentó los motivos justificados para su inasistencia a la audiencia preliminar.

Ahora bien, observando el texto de la constancia médica, que valoró esta alzada en su contenido, es de aclarar a la parte recurrente que la misma es insuficiente para demostrar los hechos invocados por el accionado como justificados (caso fortuito –fuerza mayor ) para su incomparecencia a la audiencia preliminar, ya que no le da certeza a esta sentenciadora, que a la hora fijada para la celebración de la audiencia preliminar, el ciudadano Pedro José Araque se encontraba en el ambulatorio por motivo de enfermedad, por cuanto la constancia médica consignada a las actas del expediente en su contenido, no especifica las horas en que la parte accionada recurrente fue atendido, así como tampoco el tiempo que en que llegó y permaneció en el ambulatorio, verificándose previamente la hora fijada por el a-quo para la celebración de la audiencia preliminar, había sucedido el hecho fortuito o de fuerza mayor, que imposibilitó al recurrente asistir a la audiencia preliminar, resultando forzoso para quién sentencia en declarar sin lugar el recurso de apelación ejercido por la parte accionante. Y así se establece.

Es por razón de la anterior, basado en los presupuestos fácticos del presente caso, así como en las normas de derecho previamente invocadas, a juicio de quien decide la apelación interpuesta por la parte demandada, la misma debe ser declarada Sin Lugar, confirmándose la decisión recurrida, tal y como será establecido en la parte dispositiva del presente fallo.

-IV-
DISPOSITIVO

En fuerza a las razones de hecho y derecho antes expuestas, este TRIBUNAL PRIMERO SUPERIOR DEL TRABAJO DE LA CIRCUNSCRIPCIÓN JUDICIAL DEL ESTADO MÉRIDA, Administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley, DECLARA:
PRIMERO: Sin lugar el Recurso de Apelación interpuesto por los apoderados judiciales del ciudadano PEDRO JOSÉ ARAQUE, abogados YAROLD RAÚIL OCANDO JASPE, LILIA COROMOTO ROMERO VALERO y JESÚS ALBERTO GONZALEZ MARQUEZ, contra la decisión proferida por el Tribunal Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida, en fecha veintiséis (26) de septiembre de 2007.

SEGUNDO: Se confirma la decisión proferida por el Tribunal Tercero de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida, en fecha veintiséis (26) de septiembre de 2007, en la que declara: Con Lugar la demanda incoada por la ciudadana LUISA ROSA CASTILLO URDANETA en contra del ciudadano PEDRO JOSÉ ARAQUE, por concepto de derechos laborales, condenando al ciudadano Pedro José Araque a pagarle a la ciudadana Luisa Rosa Castillo Urdaneta la cantidad de Bs. 3.186.189,40; igualmente se condena al pago de intereses de mora en caso que no se cumpla voluntariamente con la sentencia según la tasa del mercado vigente establecida por el Banco Central de Venezuela, al pago de la indexación y corrección monetaria sobre la cantidad condenada a pagar, y se condenó en costas por haber resultado vencido en el presente procedimiento.

TERCERO: Se condena en costas a la parte demandada-recurrente en esta segunda instancia, de conformidad con el artículo 60 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

Publíquese, Regístrese y Déjese copia certificada por Secretaría del presente fallo.

Dada, firmada y sellada en la Sala de Audiencias del Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Mérida, en la ciudad de Mérida, a los treinta y uno (31) días del mes de octubre del año dos mil siete (2.007). Años 197º de la Independencia y 148º de la Federación.

La Juez –Titular-


Dra. Glasbel Belandria Pernía


El Secretario



En la misma fecha, siendo las doce y quince del mediodía (12:15 m.) se publicó la anterior sentencia a la puerta del Tribunal y se dejo la copia ordenada.


El Secretario

Abg. Fabian Ramírez Amaral.